TECLA EDITIONS


A nuestros amigos en España y Latinoamerica

2008: Aquí está, en español (castellano), la introducción al libro muy conocido de la Tecla, los Estudios Completos (Complete Studies) de Sor (TECLA 101).   Así está la edición más fácil a utilizar para los en España y Latinoamerica que toquen esta bella música.

La traducción es del guitarrista Carlos Pérez, de Chile, al que la agradecemos mucho.

La introducción es en inglés en el libro, y en español aquí en la web.

 

INTRODUCCIÓN


Los maravillosos estudios de Fernando Sor, y sus lecciones y ejercicios, han sido una parte de la vida de los guitarristas durante un siglo y medio. Con su exuberancia y lirismo, su fino carácter libre y placentero, y con la belleza y simplicidad de las más tardías piezas fáciles para principiantes, forman una parte central del repertorio clásico para el instrumento. El presente volumen pretende entregarlos todos, reunidos en forma completa por primera vez en un solo libro. Han sido editados directamente desde las ediciones originales.

Sor compuso en total 24 estudios, 49 lecciones y 24 ejercicios de la siguiente forma:
12 Estudios, opus 6
12 Estudios, opus 29
24 Lecciones, opus 31
24 Ejercicios, opus 35
Introducción al Estudio de la guitarra, opus 60 (incluye 25 piezas, a las cuales el mismo Sor se refería muchas veces como “Lecciones”)

Este libro contiene todas estas obras. Primero el ya conocido grupo de estudios “virtuosos”: opus 6 y opus 29, debido a que fueron los primeros que Sor compuso y, posteriormente, las lecciones y ejercicios más simples: opus 31, 35 y 60. Los principiantes y estudiantes podrán encontrar muchas piezas fáciles y bellas en las “Lecciones y Ejercicios” opus 31 y opus 35 y, especialmente, en la “Introducción al Estudio de la Guitarra”, opus 60. Hemos incluído también el opus 44: “24 Pequeñas Piezas Progresivas”, que es una colección de piezas fáciles para principiantes.

La destreza de Sor es magnífica en cada una de estas obras. Su intención es siempre una búsqueda musical, una forma, una estructura, incluso sus piezas más sencillas están bellamente escritas. Si se llaman estudios, lecciones o ejercicios no es tan importante; lo verdaderamente significativo es que son obras compuestas por un buen músico.

Los Doce Estudios, opus 6

Suele suceder con las obras creativas que la primera sea poseedora de una gran energía. Esto efectivamente sucede en las primeras y más tempranas obras de este libro, los doce estudios más tarde llamados opus 6. Están llenos de fuerza y lirismo y fueron primeramente publicados en Londres bajo el título “Studio for the Spanish Guitar” alrededor de 1815 y 1817. Sor tenía cerca de 37 años y estaba en lo más alto de sus capacidades. Era el tiempo de su gran éxito en Londres, después de haber sido forzado a escapar de España a finales de la guerra Peninsular. Sus conciertos y estudiantes eran muchos, sus canciones salían copiosamente de las imprentas, y el gerente del King’s Theatre, John Ebers, lo llamaba: “el extraordinario español Sor, quien es conocido por ser el más perfecto guitarrista en el mundo”.

Muchos de estos doce estudios (opus 6) son composiciones de virtuosismo, en las cuales la técnica deslumbra. Probablemente nada como el estudio en octavas (Estudio 10) había sido oído antes en Inglaterra. Pero había otro perfil en la naturaleza de Sor, el perfil que ha significado que su música haya perdurado y sea tocada por miles de personas doscientos años más tarde: la fuerza interior, la profundidad. Una perceptiva nota apareció en uno de los periódicos de Londres de la época: “El señor Sor siente lo que tiene que decir, y ese sentimiento no es una simple verdad, es algo profundo e intenso”. Seguramente aquí nos aproximamos a la razón por la cual este primer grupo de estudios está entre los clásicos del instrumento.

Los Doce Estudios, opus 29

El segundo grupo de doce estudios, opus 29, fue publicado mucho más tarde, en 1827. Habiéndose enamorado, como parece, de una bailarina, Sor abandonó Londres alrededor de 1823 y viajó a Rusia, donde permaneció por cerca de tres años. Al parecer este segundo grupo de estudios fue compuesto junto a varias otras obras, en Rusia, para su primera publicación inmediatamente después de su retorno a Francia. Estos nuevos doce estudios son obras bellas y desarrolladas. Las opiniones diferirán sobre su estilo, pero a mi me parece que aún cuando son, tal vez, más meditados, tienen menos fuego que el primer grupo hecho diez años antes. Sor les dio la numeración 13-24, continuando así la numeración 1-12 del opus 6.

Las 24 Lecciones opus 31 y los 24 Ejercicios opus 35

Cuando Sor se estableció en París y se convirtió en profesor, el estilo de su música cambió muy rápidamente. Ya en 1828 aparecieron las 24 Lecciones (opus 31) y los 24 Ejercicios (opus 35). La diferencia con los dos grupos de estudios anteriores es que contienen tanto material nuevo como antiguo. De este modo, algunas de las lecciones son muy simples, como la elocuente y bella Lección nº 2, mientras que otras son tan complejas que se parecen a los estudios, como la Lección nº 19.

La vida de Sor había sufrido un gran cambio. Después de sus tumultuosas experiencias durante el tiempo de guerra en España y su muy activa vida en Inglaterra, se asentó en un estilo de vida mucho más tranquilo como profesor de guitarra en París. Su esposa había muerto muchos años antes, tenía una joven hija llamada Carolina y podemos asumir que creía que una vida más estable sería beneficioso para ella. Aún cuando eso podría ser así, ciertamente ahora se encontraba libre para brindar su completa atención a una nueva materia que fueron las necesidades de los alumnos principiantes, y las Lecciones y Ejercicios son los primeros frutos de esta atención. Ellos contienen muchas piezas fáciles en las cuales un espléndido don para la invención melódica es puesto al servicio del estudiante. Más aún, es claro para todos los que tocan esta música, que el crítico de Londres estaba correcto al afirmar:”El Señor Sor siente lo que tiene que decir”.

La Introducción al Estudio de la Guitarra, opus 60

Casi diez años pasaron antes de las siguientes y últimas obras de Sor para estudiantes: La Introducción al Estudio de la Guitarra, opus 60, publicada en París en 1837. Aquí había tomado lugar un cambio, ya que esta obra está dedicada a piezas fáciles pero de plena calidad, haciéndola una de las mejores colecciones de música para guitarristas principiantes que en la historia ha sido compuesta.

¿Cómo es que la claridad y simplicidad del opus 60 viene de la misma pluma que los fieros y complejos estudios de veinte años antes? La respuesta descansa en el temperamento de Sor. Resulta que tenemos un conmovedor testimonio real de su carácter, escrito por alguien que lo visitó pocas semanas antes de su muerte y quien se encontraba, a sí mismo, conmovido por el encuentro. Su nombre era Eusebio Font y Moreso, de Barcelona, quien visitó a Sor en París en 1839 y más tarde registró sus vívidas y destacables impresiones de la visita. Esto sucedió dos años después que Sor había compuesto la “Introducción al Estudio de la Guitarra”. Es valioso dar un vistazo a las palabras del visitante. Aquí hay un extracto.

"Al referirla un testigo ocular, es su deseo sacar a la luz un paso interesantísimo de la vida de Sor, el cual da a conocer que si aquel artista fue digno de admiración por su grande habilidad e ingenio, no lo era menos por las esquisitas dotes de su corazón sensible y bueno."

[Sor había solicitado a los visitantes de Barcelona traerle cierto regalo]

"¿Quién creería que el corazón de Sor fuese tan sencillo, que este artista eminente, después de haber recorrido varias cortes de Europa, excitando la admiración y los aplausos con su estraordinaria habilidad en la guitarra . . . inaccessible a la vanidad, cándido como un niño, anhelase poseer una de aquellas procesiones de la Semana Santa, representadas en una larga lista de papel, con que se distraen los muchachos que van a la escuela? Tal era, sin embargo, el objeto de sus deseos; y al recibir de manos del señor Battle la arrollada tira de papel, estrechábala con infantil alborozo entre las suyas, y descogiéndola sobre una mesa, contemplaba con lágrimas en los ojos las figuras y diferentes objetos que en ella había estampados. Muchos se reirán quizás del antojo de Sor: no hay porque estrañarlo. Sor conservaba inalterables y puros los primeros sentimientos que brotaron en su alma."

Esas fueron, entonces, las impresiones de alguien que conoció a Sor durante el tiempo de aquellas maravillosas y simples composiciones. Las notas fueron escritas en la época romántica, de modo que su lenguaje no es el mismo nuestro, sin embargo, nos da una pista para penetrar en esta música, que de otra forma no hubiésemos tenido. La descripción calza perfectamente, creo yo, con el carácter de la simple y bella música de la Introducción al Estudio de la Guitarra, hecha dos años antes, en 1837.

Los Retratos

Existe la tentación de trazar un paralelo entre los dos retratos de Sor que han subsistido hasta hoy. El primero es el bien conocido retrato de alrededor de 1815, digamos que pertenece a la época del primer grupo de Estudios opus 6, el cual está reproducido en la portada de esta edición. El segundo, de 1835, es el retrato de un hombre más viejo, a pocos años del último grupo (opus 60) y se encuentra reproducido en la presente edición en la página 34. Estos dos retratos parecen mostrar exactamente el mismo cambio que vemos en la música didáctica: un movimiento gradual desde lo virtuoso y fogoso a lo gentil, diáfano y simple.

Las cinco colecciones como entidades para ser interpretadas íntegramente.

Los estudios (es decir, el opus 6 y opus 29) pueden ser excelentes para ser interpretados como grupos íntegros. Eso es los que en su último tiempo Leif Christensen hizo, tocaba cada uno de los dos grupos de estudios como una unidad. De hecho, es claro que Sor los compuso teniendo en mente este tipo de interpretación, debido al evidente contraste de tonalidades y tiempos. Sería espléndido si más de nuestros intérpretes virtuosos actuales consideraran tocar estos grupos como unidades.

Las 24 Lecciones y 24 Ejercicios también podrían ser buenas unidades para su interpretación como grupos, aunque se podría estar en desacuerdo debido a la muy evidente diferencia de complejidad entre una pieza y otra. Donde pienso que no habría absolutamente ninguna dificultad de unidad, sería en la maravillosamente simple y elocuente “Introducción al Estudio de la Guitarra, opus 60”. Aquí las 25 piezas son simples, todas bellas, pero con variedad en la tonalidad y en los tiempos. El grupo en su totalidad muestra una perfecta unidad. Aquel intérprete actual que no desdeñe tocar el opus 60 debido a su sencillez, creo que podría encantar a las audiencias.

El Método

Durante el tiempo en el cual las Lecciones y Ejercicios fueron publicados, Sor ya estaba trabajando en su método. En este libro profundamente interesante, claramente el libro de un músico “de mil batallas”, Sor se refiere a los Estudios, lecciones y ejercicios, y discute con gran detalle formas en las cuales su música podría ser interpretada.

Al final del Método da seis Ejercicios en terceras, seis ejercicios en sextas y un ejercicio en terceras y sextas, sobre los cuales escribió: “Aquél quien haya adoptado mi método y habiendo aprobado mis razones, aprendiera a tocar los ejercicios anteriores, podría estar seguro de poseer todo lo que sirve como fundamento para la interpretación de mi música”. Debido a la importancia que dio a estos ejercicios, están incluidos al final del presente volumen.

Comentarios técnicos

La presente edición tiene una característica que, hasta donde sé, no ha estado disponible anteriormente: se trata de un enfoque que explora esta música desde el punto de vista del mismo Sor, basado en sus propios comentarios en su método. Muy a menudo un pasaje en el método es directamente relevante para una pieza específica en este libro, y he tratado de hacer notar dónde esto sucede. Sin embargo, el Método es un libro inmensamente rico y valioso, siendo la obra de un músico y no un simple manual de técnica. Los detalles técnicos están siempre subordinados a la música y pueden ser sólo un punto de partida. De cara al problema de la técnica en la guitarra, Sor siempre buscó la solución de acuerdo a los requerimientos de la música. De esta forma, aquellos detalles que he dado en este comentario deberían ser vistos sólo como punto de partida: la técnica es un comienzo, mas la solución a los problemas será encontrada finalmente en la misma música.

Algunas veces el Método da indicaciones claras sobre cómo Sor pretendía que una pieza fuese tocada. Un ejemplo es el pasaje en el cual discute sucesiones de notas rápidas, y recomienda la utilización alternada del pulgar y el índice de la mano derecha, y explica: “Con esa visión he hecho mi Lección 19”

Aquí está el comienzo de la Lección 19 (página 50 de este libro)

[Ejemplo]

El pasaje en el Método deja en claro que él compuso la Lección 19 específicamente para practicar la técnica antes mencionada, y concluye que las notas rápidas deben ser tocadas así:

[Ejemplo]

Otro pasaje muy relevante para muchas piezas (de hecho, para prácticamente todas) es uno en el cual Sor trata las digitaciones de la mano derecha, diciendo que él generalmente usaba sólo el dedo pulgar, índice y medio, reservando la utilización del anular sólo para ciertos acordes de cuatro o más notas. Se concluye que el uso del anular de la mano derecha es extraño en su música.

Ediciones posteriores y colecciones

Después de la muerte de Sor, su alumno Napoleón Coste publicó una Antología de 26 piezas (seis del opus 6, cinco del opus 29, seis del opus 31 y nueve del opus 35) las cuales llamó “26 Estudios por Ferdinand Sor”, las cuales permanecieron en imprenta por casi un siglo. En esa selección se basó Andrés Segovia para su propia antología, la cual llamó: “20 Studies” (cf. Erik Stenstadvold, ‘Coste’s contribution to the “20 Studies by Sor”’, Soundboard, 1984) una colección de muy buen gusto, pero que reflejaba las preocupaciones técnicas de su propia época, más que aquellas del compositor. Por ejemplo, en la Lección 19 tratada más arriba, Segovia usó una digitación del siglo XX (ami) antes que la propia digitación de mano derecha de Sor.

En el presente siglo han aparecido muchas otras ediciones de los Estudios, Lecciones y Ejercicios de Sor. Algunas de ellas son excelentes del punto de vista textual. Podríamos hacer mención en particular a las series publicadas por Schott en 1920 editadas por Götze, la edición de Reginald Smith Brindle de los opus 6 y 29 y las ediciones de Ruggero Chiesa publicadas en Italia.

Para mayor información sobre la vida de Sor, se puede consultar mi libro: Fernando Sor, Composer and Guitarist (Tecla Editions). La música de Sor para guitarra se encuentra disponible en Tecla en la colección: The New Complete Works for Guitar Solo and Guitar Duet, y sus bellas canciones con guitarra, en español, en sus Seguidillas.

Mis agradecimientos a John Arran, Peter Altmeier-Mort, Frank Cole, Solomon Ross and Erik Stenstadvold, quienes brindaron gran atención a aspectos de este libro cuando se encontraba en preparación y me brindaron valiosos comentarios. Por supuesto, yo soy el único responsable por los errores que aún permanecen.

*******

En la nueva edición de 1996, se ha aprovechado la oportunidad de incluír las “24 Pequeñas Piezas Progresivas” opus 44 de Sor. Ésta es una interesante colección, una de las varias que Sor compuso específicamente para principiantes durante su tiempo en Paris y contiene algunas encantadoras piezas. Se debe enfatizar, sin embargo, que la parte fundamental de la música didáctica de Sor permanecen siendo sus Estudios, Lecciones y Ejercicios opus 6, 29, 31 y 35, los cuales el mismo Sor trató en su Método. A ellos se puede agregar su última obra para guitarra sola: la Introducción al Estudio de la Guitarra, op. 60. La posteridad ha conducido a esta selección Op. 44 a ser vista sólo como un tipo de apéndice.

Las ediciones originales del op. 6 y op. 29 no contienen digitaciones y ninguna ha sido añadida aquí. Para los opp. 31, 35, 44 y 60, las digitaciones han sido tomadas directamente de las ediciones originales. Esos originales contienen muchos errores de imprenta, los cuales han sido cuidadosamente examinados y corregidos, cambiando lo mínimo posible. Cualquiera que desee examinar las digitaciones de las ediciones originales, las encontrará reproducidas en mi colección de nueve volúmenes en facsímil de la obra completa de Sor (Tecla)

BRIAN JEFFERY

Tecla página principal

Copyright Tecla 2008.